Los gobiernos locales colombianos en la agenda de desarrollo. ¿Qué hacer en la antesala del post 2015?

27/11/2013

La realidad de Colombia como país de renta media esconde brechas estructurales o trampas de desarrollo que se manifiestan principalmente en lo local.  Tras realizar un repaso sobre el nivel de desarrollo en Colombia tomando como referencia otros índices que miden algo más que la acumulación de capital, como los índices de la CEPAL o el índice de desarrollo humano del PNUD, se muestra la situación real de desarrollo de país, y cuáles son las necesidades que tiene Colombia y sus gobiernos locales y por tanto la necesidad de seguir contando con el apoyo de la cooperación al desarrollo, pero planteando otro tipo de herramientas y alternativas.

 


En este sentido, y tomando como contexto la necesidad de la cooperacion de innovar su modelo, y con el horizonte y una nueva agenda mundial de desarrollo por definir, se harán referencia a los modelos de cooperacion sur-sur y triangular y la cooperacion descentralizada, que si bien no son modelos tan nuevos en la historia de la cooperacion, si lo son para Colombia, cuya dependencia del modelo tradicional de cooperación bilateral supera el 90% de la cooperacion recibida.

 


Con este articulo la Federación Colombiana de Municipios quiere mostrar la estrategia que para 2014 impulsará con los municipios del país para reforzar sus lazos internacionales y sus estrategias de cooperacion al desarrollo que refuercen la gobernabilidad democrática, la descentralización y el desarrollo humano de los territorios.

 


Colombia se encuentra clasificada en la lista del CAD como un país de ingreso medio – alto (2009) , por lo cual ha perdido prioridad para la cooperación, frente a otros países de ingreso bajo o de la categoría inferior o “menos adelantados” en la que aparece una gran cantidad de países de África. Por tal razón, se hace necesario que la cooperación internacional que Colombia establezca, cuente con mecanismos de coordinación y articulación para establecer relaciones más eficaces y eficientes.

 


Por otra parte, dado el nivel de desarrollo de Colombia, la cooperación que el país demande debe ser eficiente, con buenos resultados y sostenible, es decir, debe estar enfocada a la construcción de soluciones duraderas a los problemas prioritarios.

 


Durante la última década, Colombia ha venido experimentando un proceso de crecimiento económico positivo el cual ha hecho que en el 2009, el país se clasifique dentro de la categoría de país de renta media alta. A pesar de que el porcentaje de la Cooperación internacional  en la economía agregada del país ha sido tradicionalmente bajo (0,42% del PIB en 2008), Colombia es el segundo país de la región con la mayor destinación de recursos de Ayuda Oficial al Desarrollo en América Latina y el Caribe, después de Haití. Esto se explica en virtud de la situación de Conflicto Armado interno.

 

Retomando el concepto de Desarrollo humano entendido como el “proceso de ampliación de las opciones de las personas y mejora de las capacidades humanas y las libertades, para que las personas puedan vivir una vida larga y saludable, tener acceso a la educación y a un nivel de vida digno, y participar en la vida de su comunidad y en las decisiones que afecten sus vidas”, es importante establecer que de acuerdo a la medición de los índices de desarrollo desde las dimensiones de esperanza de vida, logros en educación y control sobre los recursos necesarios para un nivel de vida digno, Colombia presenta las siguientes características:

 


•     Según el último Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011 “Razones para la esperanza” publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD,   Colombia ocupó el puesto 79 y se ubica entre las naciones con un índice alto de desarrollo.


•     Pese a los avances entre 1980 y 2010, Colombia mantiene profundas inequidades regionales, que se reflejan en condiciones de vida desiguales.


•     La sociedad colombiana no ha entendido que los males del campo también terminan siendo males de la ciudad y que la inequidad regional tiene un impacto negativo en los pobladores rurales, pero también en los habitantes de las ciudades.

 


Desde una mirada real frente al Índice de Desarrollo Humano en Colombia, es posible que las mediciones adelantadas por el PNUD permitan enmarcar el país dentro de la categoría de índice alto de desarrollo, sin embargo la visión EFECTIVA de desarrollo humano, sigue demostrando que Colombia sostiene evidentes niveles de inequidad social regional y baja calidad de acceso a los recursos para el mantenimiento de un nivel de vida digno.

 


Con esta visión del desarrollo en Colombia, los gobiernos locales y las poblaciones que viven en los municipios del país (1001 municipios) representan el grueso de las inequidades del país, y de las necesidades de desarrollo y por tanto de cooperacion internacional. En este sentido, existen una serie de herramientas de la cooperacion que otorgan a los gobiernos locales capacidad descentralizada y de cambio de estructuras en las lógicas de gobernabilidad democrática, para alinear la cooperacion internacional a sus necesidades, planes de desarrollo y por tanto al fortalecimiento institucional.

 


El Plan Nacional de Desarrollo del actual presidente de la República Juan Manuel Santos titulado  “Prosperidad para todos 2010-2014”, reconoce de manera explícita que entre las regiones colombianas no hay convergencia  y pone en evidencia tres tipos de inequidad:

 


· Inequidad intergeneracional: porque no se están potencializando escenarios apropiados para que las generaciones futuras puedan  aprovechar las condiciones del planeta.


· Inequidad social se manifiesta por la progresiva ampliación de la  brecha campo-ciudad entre 2003-2009, periodo en el cual la pobreza en el “resto” llegó a 64,3 y 30,6%, en las trece áreas urbanas.


· Inequidad regional subraya el distanciamiento entre las regiones y entre ciudades: Bogotá se aleja cada vez más de Barranquilla, Cali y Medellín; Soacha se distancia de Bogotá  y Marinilla de Medellín, Buenaventura de Cali y Soledad de Barranquilla.

 


La situación de la cooperación en Colombia hoy


La realidad del desarrollo en Colombia, mirada con otros criterios más inclusivos, multidimensionales y heterogéneos muestra una situación de desarrollo, con unas profundas brechas estructurales, una realidad muy distinta a la simple acumulación de capital.

 


 

El nivel de dependencia de la AOD en el país ha significado la centralización de toda la política de cooperacion, y como esta tendencia debe ser invertida para el desarrollo y fortalecimiento de los gobiernos locales.

 

La cooperacion al desarrollo es un tema fundamentalmente político, y por tanto no habla de proyectos, sino de modelos de desarrollo que cambian estructuras. En este sentido, se presentan dos enfoques de desarrollo por los que debemos medir las necesidades y  fortalezas de los gobiernos locales en cuanto a la cooperacion, y las políticas que los cooperantes deben impulsar hacia ellos, en países de renta media-alta.

 


2.1 El enfoque en DH


El desarrollo humano como enfoque aparece a finales de la década de los años 80 bajo la tutela de Naciones Unidas y la influencia académica de dos reconocidos economistas, Amartya Sen y Mahbub ul Haq. Este concepto se institucionaliza a través de los Informes sobre  Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD-, en especial, en el informe de 1990 “Concepto y Medida del Desarrollo Humano”, que   genera una ruptura con el pensamiento tradicional que equipara el desarrollo como crecimiento económico. Como consecuencia de la reflexión en torno al objetivo del desarrollo, queda claro que el ingreso es sólo una de las variables que incide en el bienestar de las personas, objetivo último del desarrollo. De esta manera, bajo este enfoque aspectos como la salud, la educación, el ambiente físico, la libertad, la justicia, entre otros, son tan importantes como el ingreso (Calabuig Tormo, 2008, p. 22). El informe menciona además, que “el propósito de toda política pública debería ser ampliar la gama de opciones que tiene la gente” (PNUD, 1990).

 


Así entonces, y de acuerdo con el PNUD, “el desarrollo humano es un proceso mediante el cual se amplían las oportunidades del ser humano. (…) a todos los niveles de desarrollo, las tres más esenciales son una vida prolongada y saludable, adquirir conocimientos y tener acceso a los recursos necesarios para lograr un nivel de vida decente... Otras oportunidades incluyen la libertad política, económica y social, (…) y disfrutar de la garantía de los derechos humanos” (PNUD, 1990, p. 33).

 


2.2 El enfoque de Brechas estructurales de la CEPAL


Tras una mirada al enfoque de Desarrollo Humano, es importante reconocer que  las condiciones sociales, económicas y políticas de un país resultan determinantes al momento de analizar el desarrollo, sin embargo, tradicionalmente el ingreso per cápita ha sido el modelo predominante de medición.

 


El concepto de desarrollo debe extenderse más allá del aumento del ingreso medio por habitante. Es un concepto amplio y multifacético, que supone no solo mejorar los niveles de vida, sino también lograr procesos de crecimiento sostenible e inclusivo, que aborde la desigualdad social y productiva (CEPAL 2012)

 


Los principales afectados con este tipo de medición han sido los países considerados de Renta Media, entre Ellos  Colombia. El 70% de los pobres del mundo se encuentran en países de renta media y estos son países que se ven cada vez menos beneficiados por la cooperación internacional.

 


A raíz de esto la CEPAL ha planteado la necesidad de revisar la agenda de cooperación actual para establecer  un nuevo enfoque que permita incluir una visión más  general del desarrollo, que tenga en cuenta los desafíos de todos los países desde un Enfoque Diferencial, es decir que la Ayuda Oficial al Desarrollo, sea destinada  a las verdaderas necesidades del país.

 


Este nuevo enfoque no incluye solo la brecha de ingresos, El modelo plantea que el Banco Mundial puede proporcionar las cifras de acumulación de riqueza,  y la CEPAL se encargará de la identificación y medición de los problemas estructurales.

 


Desde la propuesta de la CEPAL, es importante establecer unos criterios de medición que se centren en los obstáculos de cada país (también llamados brechas estructurales del desarrollo), pues son estos los que dificultan el crecimiento económico dinámico y sostenible de los países de la región y a su vez limitan la posibilidad de transitar hacia economías y sociedades más inclusivas. (CEPAL 2012)

 


Esta medición nos muestra un país con un 34% de su población en situación de pobreza, un 10,7% en situación de indigencia, lo que nos da un total de 15 millones de pobres (CEPAL 2012)

 


La propuesta de medición incluye la superación de las siguientes brechas estructurales:

 

 

La situación de la cooperación al desarrollo en los gobiernos locales


Los gobiernos locales en un contexto internacional


En un contexto de globalización, economía global y sociedad del conocimiento los efectos se están viviendo de manera polarizada a nivel local, generando en muchos casos una fuerte fractura social (Rosa de la Fuente,2010). En Colombia esta polarización se acentúa más al sumarse históricos problemas de vulnerabilidad en lo local.

 


Son los gobiernos locales los que tienen la responsabilidad de responder a la primera línea del desarrollo humano de las personas, ya que tienen que responder con las políticas públicas que tienen que ver con los derechos humanos fundamentales y básicos de cualquier persona.

 


3.2 Colombia Rural


De acuerdo con el último informe nacional de desarrollo humano 2011 “Razones para la esperanza”, el 32% de los colombianos son pobladores rurales, y en las tres cuartas partes de los municipios, cuya área ocupa la mayoría del territorio nacional, predominan relaciones propias de sociedades rurales.  Lo que permite demostrar que el modelo de desarrollo incluido hasta entonces en el país, se ha orientado sustancialmente a la modernización urbana y la potencialización del mercado, conllevando a un fracaso del mundo rural.

 


En este orden de ideas, el modelo de desarrollo presente se ha encargado de ampliar las brechas entre lo urbano y lo rural, desatando elevados índices de inequidad y desigualdad en la sociedad. A pesar de los avances en la modernización productiva del sector rural a partir de los años 1990.

 

 

El modelo de desarrollo en Colombia sigue conservando obstáculos estructurales y se caracteriza por mantener ciertos rasgos que impiden resolver la problemática rural y avanzar en el desarrollo humano. A continuación se enuncian dichos rasgos :

 


a)         No promueve el desarrollo humano y hace más vulnerable a la población rural.


b)         Es inequitativo y no favorece la convergencia.


c)         Invisibiliza las diferencias de género y discrimina a las mujeres.


d)        Es excluyente.


e)         No promueve la sostenibilidad.


f)         Concentra la propiedad rural y crea condiciones para el surgimiento de conflictos.


g)         Es poco democrático.


h)         No afianza la institucionalidad rural

 


Así las cosas, es evidente que el modelo enunciado agudiza los obstáculos que impiden el desarrollo humano desde lo rural, favorece a unos pocos, y da prueba de un “Estado frágil, cómplice, permisivo y muy pocas veces garante e imparcial”

 


Las brechas urbano rurales en los objetivos del milenio


En Colombia no hay equidad regional porque gradualmente se ha ido acentuando la separación entre las zonas urbanas y las rurales, y se ha ampliado la brecha entre las ciudades del país (Bonet y Meisel, 2007). La brecha existente no solo se atribuye a los porcentajes de ingreso sino que se asocia a otras variables como condiciones de vida, acceso a la educación y a los servicios de salud, sistemas de transporte, entre otros.

 


En el año 2000, en el marco de la Cumbre del Milenio, 189 naciones, entre ellas Colombia, se comprometieron a trabajar por ocho Objetivos, que se convertirían en la línea de acción fundamental para alcanzar el desarrollo.

 


Colombia se ha comprometido a trabajar en ello, sin embargo, la marcada brecha social ha impedido el acceso de la totalidad de la población colombiana a las mismas oportunidades, promoviendo la segregación entre ricos y pobres y entre el campo y la ciudad.


Conclusión


En este contexto los desafíos y oportunidades de los gobiernos locales escenifican la agenda política del desarrollo de los próximos años.  La FCM, en su trabajo de acompañamiento a los gobiernos locales para impulsar sus estrategias de cooperacion al desarrollo se presentan las siguientes herramientas como mecanismos y caminos centrales para fortalecer los procesos de descentralización municipal, internacionalizar el municipio y encontrar en la cooperación internacional a un socio clave para el cumplimiento de los planes de desarrollo municipal:

 

Una estrategia de cooperación sirve al municipio para….

Estrechar vínculos, intercambiar experiencias, establecer y participar en redes nacionales e internacionales, desarrollar y reforzar capacidades y ser Vehículos para involucrar a la comunidad en los procesos de desarrollo.

 

Herramienta de descentralización

 

Para mayor información contactar con la jefa de cooperacion al desarrollo, Angharad Collado Araújo, al siguiente mail: Angharad.collado@fcm.org.co

Cra 7 N. 74-56/64 Piso 18 - PBX: (57) 1-593 40 20 Fax: (57) 1-5934027 contacto@fcm.org.co - fcm@fcm.org.co
Bogota D.C. - Colombia - Suramérica

Sitio desarrollado con el Administrador de Contenidos del Proyecto Met@logo
(adelantado por la Federación Colombiana de Municipios y la Cooperación Técnica Alemana - GTZ. Met@logo es un proyecto financiado por la Unión Europea)